Damas en bicicleta

Sesión 15

Los dosmiles en bicicleta

Reseña por Laura Bustos Endoqui

Originalmente escrito en inglés y traducido al español por José C. Vales nos encontramos con el primer libro acerca del ciclismo femenino escrito por una mujer del que tenemos registro.

El año de 1891; la época victoriana, el año en que se publica “Drácula”, las mujeres peleaban porque se les reconociera como votantes, por tener los mismos derechos laborales que los hombres  y también el mismo derecho sobre la patria potestad de los hijos, la época en que los vestidos hasta el tobillo, los corsets y los sombreros eran parte del atuendo cotidiano; cuando la revolución Industrial comenzaba a dar a las mujeres trabajos fuera de casa, pero sin el derecho a decidir sobre su propio futuro.

Es en esa Inglaterra donde F. J. Erskine vive y escribe “Damas en Bicicleta, cómo vestir y normas de comportamiento”; el libro es, tal cual, un manual de cómo andar en bicicleta sin dejar de ser una señorita; se compone de una serie de consejos para que las novatas no parezcan una máquina de coser o una locomotora de vapor.

El libro comienza con la pregunta de si las damas deben o no andar en bicicleta, la respuesta es obvia; sin embargo, éste era un  debate real de la época, y no era para menos,pues la bicicleta se presentó para las mujeres de la época como una alternativa real que les permitiría ir a donde quisieran, sin tener que ir acompañadas o verse limitadas por las distancias. Esta máquina les dio poder y autonomía, algo que a muchos hombres no les pareció.

Es gracias a la moda del ciclismo que aparecen las primeras “faldas divididas”, que podríamos decir, son los primeros pantalones para mujeres. Hay que imaginarse el pedaleo vistiendo una pesada y larga falda; sin duda las necesidades de moverse con más libertad llevaron a modificar las costumbres y la cultura de la época. En el romanticismo del pensamiento, esto es un ejemplo claro de liberación femenina; deshacerte de aquello que no te permite moverte, incluso la vestimenta.

Es importante decir es el único libro de Erskine, ya que ella no era escritora, ni siquiera quería contarnos una historia. El libro es en sí un ejercicio de sororidad en el cual ella vuelve a ponerse en los zapatos de las “novatas” y les da una serie de consejos que van desde cómo vestir, cómo circular por las calles, qué beber para reponerse después de un largo paseo y cómo hacer la mecánica básica. En este último punto, no estamos hablando más que de independencia económica y empoderamiento, se trata de un consejo que deberíamos tomar todas:

“Siempre y cuando la propietaria sea capaz de conocer hasta el último detalle técnico de su máquina y de llevar a cabo sin ayuda de nadie las reparaciones habituales, será muy poco lo que se gaste en su mantenimiento, una vez adquirida la propia bicicleta, claro está. De este modo, ella misma podrá ocuparse perfectamente de su máquina sin ayuda de nadie.”

A través de los consejos de Erskine podemos construir una imagen de la época, así como entender los juicios y la posición que ocupaban las mujeres en la sociedad y la importancia de poseer una bicicleta, no sólo con un medio para ejercitarse, sino como un transporte en el que no dependieras del permiso ni la disposición de nadie.

Habría que preguntarnos cuánto ha cambiado la situación después de 125 años cuando, aún huimos de los acosadores callejeros, todavía luchamos por la igualdad salarial, usamos prendas que limitan nuestra movilidad; pero lo que es maravilloso es que la bicicleta seguirá siendo una forma de autonomía y empoderamiento.

El libro es infaltable en el librero de todas las “locas de la bicicleta”, resulta ser un perfecto fetiche para las que disfrutamos coleccionarlos, las ilustraciones son maravillosas y los detalles de la edición son realmente increíbles; sin olvidar que todos los temas que toca son los mismos que platicamos con las nuevas novatas, las de los dosmiles.

Comprar el libro aquí.


Laura Bustos Endoqui (@Laubew) es ciclista de tiempo completo. Trabajó en Ecobici, en la ciudad de México, en donde además enseñaba a personas (mujeres, en su mayoría) a andar en bicicleta. Actualmente trabaja en Colima en la Secretaría de Movilidad.

 

Otros libros

Arquitectura y Política

Arquitectura para mundos alternativos
Reseña por Aldo González Barrera
El inicio de la segunda década del S …

Ver artículo

Otros libros

La sociedad del espectáculo

Un manual de resistencia
Reseña por Francisco Paillie
Para algunos la Internacional Situacionista es considerada la última vanguardia del …

Ver artículo